Danza Oriental y elegancia 1


Mira como Atenea, la de los ojos claros, hacia el frente pero sin olvidar al público que te rodea.
Crece hacia el cielo y busca la elongación como la prudente Penélope.
Vuela por el escenario como Eácida, la de los pies ligeros.
Suelta tu cabeza como Calipso, la ninfa funesta de hermosos cabellos.
Alarga tus dedos como Eos, la de los dedos rosados.
Busca el contacto con la tierra como Hebe, la de los lindos talones.
Enraízate a ella como Hera, la de las aúreas sandalias.
Y brilla como Afrodita, la de la linda diadema.

Shabanna (26/07/13)